Mejorar los índices de obesidad y sobrepeso por medio de educación y una certificación nutricional para servicios alimentos.

Problema:

En las últimas tres décadas, nuestro país ha entrado en contacto directo con la pandemia más grande de todos los tiempos; la obesidad y el sobrepeso.

Según datos estadísticos de la última encuesta Nacional de Nutrición 2008-2009, se calcula que 3 de cada 10 niños padecen obesidad o sobrepeso, una situación alarmante al visualizar una población expuesta a padecer enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, colesterol alto, problemas respiratorios e incluso algunos tipos de cáncer y con índices que van en aumento.
El país realiza grandes inversiones en el tratamiento de estas enfermedades, se estima que por cada diabético, Costa Rica invierte un monto aproximado de $1400 anuales según datos suministrados en el 2015 por la IDF (International Diabetes Asociaton) y en pacientes con obesidad se invierte ¢5 millones de colones por año (datos del 2014).
El análisis más profundo debe estar dirigido al hecho de saber que las enfermedades mencionadas anteriormente, se pueden prevenir o disminuirse sustancialmente el gasto de la consulta, esto con solo mantener una dieta adecuada y realizar ejercicio físico.

Actualmente la CCSS cuenta con varios programas en los EBAIS para el control de enfermedades e incluso habilitando programas para que el paciente realice actividad física como aeróbicos y clases de zumba, etc;  pero la alimentación continúa siendo un problema sin atender.

La población desconoce sobre las necesidades alimenticias y elementos básicos de un consumo adecuado. Además, no existe un control o herramientas para conocer los alimentos que se adquieren en restaurantes, sodas o comedores escolares y los aportes que brindan nutricionalmente.

En la sociedad, la cotidianidad se desenvuelve cada vez más rápido y muchas personas no tienen tiempo para preparar sus alimentos, optando por alimentarse fuera de casa y quedando expuestos a no realizar una adecuada selección de los mismos debido a la falta de información y el vacío en la educación nutricional.
 

¿Porqué es necesario solucionar este problema?

Costa Rica cuenta con un sistema de atención médica sobrecargado de pacientes con enfermedades prevenibles y enfocado a la atención inmediata de los padecimientos. La disposición al cambio, puede ser adoptada de manera individual al concientizar a la población sobre los perjuicios y daños que ocasiona una mala alimentación.
Es necesario pensar en los niños y adolescentes, las herramientas, educación y programas que puedan beneficiar y logren evitar los datos alarmantes que arrojan las estadísticas mundiales en salud, específicamente en enfermedades ligadas con la obesidad y el sobrepeso.
Se debe optar por medidas contundentes para que la información nutricional esté al alcance de todos.
 

SOLUCIÓN

La solución propuesta para combatir la falta de información nutricional en la población costarricense, implica la puesta en marcha de un proyecto de certificación opcional para restaurantes, sodas y comedores escolares.

El proyecto implica que cada restaurante o soda, informe por medio del menú, la cantidad de calorías que contiene cada uno de sus platos y además, incluya opciones saludables o específicas para personas que padecen enfermedades como diabetes, hipertensión o celiacos.

Muchas personas encuentran limitantes a la hora de asistir a un restaurante y elegir en un menú los alimentos; otros mantienen dietas especiales o siguen un régimen de ejercicio que implica un gran esfuerzo y al optar por comer fuera de casa, merecen ser informados sobre los nutrientes que están eligiendo en el menú, conocer sobre el aporte en proteínas, carbohidratos o grasas, para tomar una decisión inteligente y que no dañe su salud.

En los comedores escolares, es necesaria la asistencia de un profesional en nutrición, que realice la mejor selección de alimentos para el menú de los estudiantes, verifique el aporte para cada grupo por edad y que además, sea un vigilante de los productos que se ofrecen en las sodas escolares. Este profesional puede brindar educación nutricional a los estudiantes y ahondar en la prevención de enfermedades a temprana edad para evitar los índices que nos abruman.

La certificación se adecuaría a estándares internacionales y estaría respaldada por las instituciones gubernamentales pertinentes, lo cual dará un reconocimiento internacional a Costa Rica y beneficia al sector turístico que viaja con el concepto de Salud.

Además, todos aquellos restaurantes y sodas que adquieran el compromiso de la certificación, estarán accesibles y debidamente identificados en una aplicación web, en donde el usuario podrá obtener la información del menú y su oferta saludable.

Certificarse será un acto de responsabilidad social y la búsqueda compartida de un bien común para mejorar las condiciones actuales y disminuir la obesidad o sobrepeso de la población.
 
 
 
 

Otras soluciones

Nombre:
Esteban Bolaños Barrantes
Licenciado en Educación Física, Recreación y Deporte

PROBLEMA

El problema que afronta el sistema de Salud Pública se ha salido de las manos de la CCSS. Son grandes retos, pero no ha podido salir adelante con todas las necesidades de la población ...

Diego Porras
Nombre:
Diego Armando Porras Rodríguez

En muchas ocasiones tenemos problemas dando una dirección en Costa Rica, es casi parte de nuestra cultura tener direcciones difíciles de entender, pero en el caso de una emergencia todo el tiempo que se desperdicia dando una...

CAROLINA SOLÓRZANO SOLÍS
Fortuneña de corazón, amante de mi lindo San Carlos, madre y estudiante de Nutrición; apasionada con la idea de crear soluciones a los problemas que aquejan el país y dejar de ser parte del ellos. Amante de la naturaleza, caminatas al aire libre, la aventura extrema, los retos y mi gran pasión… la cocina. Preocupada por la herencia que dejamos a las futuras generaciones, los malos hábitos y las enfermedades generadas a partir de estos. Estamos a tiempo de cambiar el rumbo y visualizar un nuevo horizonte. La sana alimentación debe estar al alcance de todos y no medirse por limitantes económicas. Creo en el valor de cada persona como individuo y la capacidad para realizar cambios positivos. Es momento de actuar, modificar conductas dañinas y apoyar proyectos que nos guíen hacia un futuro mejor. Es momento de dejar una huella positiva en nuestro caminar por el mundo!
123 Votos

Recuerde: Sólo puede votar por una solución en cada eje temático.